Escuchando a la vecina para poder cogerme a la hija

loading video
0 views
|

Un adolescente ansioso por tener sexo con la hija de su vecina, oye todo lo que ella le dice sin prestarle atención, solo esperando el momento en que se queden a solas para poder cogérsela. La jovencita tampoco se queda atrás y desea que su madre se vaya. Esta parece irse pero no lo hace, eso genera más tensión entre los chavos que, al quedarse a solas, no les importa lo peludo del coño o de la polla, ni siquiera el tamaño porque disfrutan bastante durante sus minutos de placer.